Gracias a la sólida estructura informática, que se apuntaló en los últimos meses con inversiones adicionales, AC&A continuó trabajando de manera remota a pesar de la cuarentena y las restricciones de aislamiento en los diferentes países donde operamos. Con la incorporación de nuevos protocolos, a partir del mes de julio se retomaron actividades de supervisión de obra y relevamientos, tanto en Argentina como en los proyectos que llevamos a cabo en otros países.

En el ámbito internacional, se reanudaron los trabajos sobre la carretera CA-6, en los sectores comprendidos entre las ciudades de Tegucigalpa y Danlí, Honduras. En este proyecto, AC&A brinda la supervisión, el control y seguimiento de las actividades de construcción de la mencionada carretera. Para el retome de las actividades, se han implementado diversos protocolos y procedimientos tanto preventivos como de acción temprana, para poder desarrollar las actividades en forma segura.

En Argentina, hay varios trabajos que continúan desarrollándose de forma simultánea. En particular en estos meses desarrollamos proyectos de medición de parámetros geométricos de pavimentos en la Ruta Nacional 34 en la Provincia de Santa Fe, así como iniciamos con la recolección de información para un proyecto en una de las naves de la Central eléctrica de Central Puerto, ubicada en el puerto de Buenos Aires. Adicionalmente, estamos en las fases finales del proyecto de evaluación estructural de la Torre de la Ciudad de Buenos Aires y del proyecto de diseño de la nueva Av. Perón en la Ciudad de Cipoletti, Provincia de Río Negro.

Protocolos nacionales e internacionales. Para las actividades en Argentina, se está cumpliendo con todas las directivas dictadas desde el Gobierno Nacional, haciendo principal foco en el distanciamiento social, el uso obligatorio de tapabocas y la higiene permanente de manos.

Para la supervisión de Honduras, el gobierno local aprobó un protocolo elaborado por AC&A, donde se toman medidas constantes para evitar el contagio del COVID-19. En la República de Haití, se están implementando protocolos específicos aprobados por el BID para el retome de las actividades y la apertura del campamento y obrador.

En la oficina central y en los equipos de supervisión se han elaborado protocolos de medidas preventivas que garantizarán la seguridad de todos los colaboradores cuando se determine la posibilidad de volver a trabajar de manera presencial.